El síndrome de la fatiga

Síndrome de Burnout o fatiga crónica

Esters¿Cómo experimentamos el estrés, las expectativas y las exigencias cotidianas, y cómo afecta esta experiencia nuestro desempeño laboral? Si es con sentimientos de frustración, paralización, ideas negativas, cansancio, dolores de cabeza, insomnio, entonces puedes estar padeciendo del síndrome de fatiga crónica. Este síndrome es un círculo vicioso que se maneja por un mecanismo de retroalimentación negativa, es decir a una mayor demanda laboral en un medio estresante que involucra situaciones difíciles, una menor respuesta en la calidad de los servicios prestados por el profesional. Por lo anterior, podemos decir que la fatiga, agotamiento o cansancio es consecuencia de cómo enfrentamos nuestras responsabilidades y a la vez es la causante de seguir enfrentando de la misma manera nuestras demandas laborales.

Síndrome de Burnout

El síndrome de la fatiga crónica es también llamado “síndrome de Burnout” este síndrome fue descubierto por primera vez en 1974 por Herbert Freudenberger quien lo definió como una sensación de devastación y desolación, comparándolo con lo que queda después de un incendio “sólo pedazos de energía y vida”. Este síndrome afecta tanto la salud física como la salud mental, agota poco a poco los recursos físicos y emocionales, el deterioro es progresivo hasta llegar a una pérdida total de interés en lo que uno hace.

Este padecimiento se presenta con mayor frecuencia en profesionistas o en oficios en donde se tiene contacto continuo con personas, por ejemplo, personal de salud, trabajadores sociales, psicólogos, maestros, políticos, abogado, entre otros. Sin embargo toda persona con rasgos de personalidad aprensiva sujeta a cierto grado responsabilidad, puede padecer este problema. Psicológicamente este síndrome se caracteriza por tres factores: El agotamiento emocional, comienza con agotamiento físico por una sobrecarga de trabajo, la persona se siente abrumada por las demandas laborales y se involucra sentimentalmente, que al no poder satisfacer las necesidades de su demandante, siente que ya no puede dar más de sí mismo, se distancia y evita el contacto con la gente.

Como todo padecimiento de salud, existen factores que predisponen esta enfermedad, como un elevado sentido de la responsabilidad y gran idealismo, ciertos rasgos de la personalidad (obsesiones y ansiedad) incapacidad para medir méritos y logros propios, sobrecarga de trabajo, falta de apoyo y comunicación con jefes y compañeros, por mencionar los principales. Pero todo lo que trae consigo este padecimiento, la vida del paciente, en general, se ve afectada, no sólo en el ámbito profesional, sino en el social y sobre todo en el familiar.

¿Cómo solucionar esa sensación de cansancio continuo?

Lo principal es llevar acabo actividades diferentes y renovadoras fuera del trabajo. Lo que lleva a la persona a tener menor dependencia psicológica hacia el trabajo y aun manejo más adecuado de la tensión. Los buenos hábitos de vida y las terapias pueden representar una gran ayuda en el tratamiento de esta enfermedad. Debemos fomentar actividades deportivas y recreativas en nuestra comunidad, ya que son la mejor forma de mantener una buena salud física y mental.

¿La fatiga crónica puede afectar a los niños?

Sí, la fatiga puede ser una manifestación de trastornos depresivos en niños y adolescentes. La apatía y la falta de interés en la escuela sugieren un trastorno de conducta en ellos. En estos casos, lo primordial es indagar la causa de este comportamiento. Es muy importante señalar que, para pensar en algún trastorno psicológico primero debemos descartar cualquier causa meramente física, las principales en nuestro país son la desnutrición y la anemia secundaria y carencias nutricionales, las cuales llevan al niño a un estado de fatiga continua y por lo tanto a un bajo rendimiento escolar.

Cuando un niño presenta agotamiento fuera de lo común, es necesario acudir a una revisión médica exhaustiva para descartar cualquier anomalía en el corazón o sistema inmune, una vez comprobado el buen estado de salud física del niño, entones se procede a determinar una posible causa psicológica, para lo que es necesario conocer el entrono familiar del niño y sus hábitos de vida. Una vez establecido el diagnostico debemos enfocarnos a crear un medio propio para el desarrollo del niño, para lograr este fin, los deportes en equipo son la mejor opción, en ellos no sólo encintará una actividad recreativa, sino que además podrá establecer nuevas relaciones interpersonales, en pocas palabras mejorará su condición física, social y mental.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *